Conservadora

Un tratamiento conservador consiste en una reparación y restauración de la estructura dental. ¿Qué problemas se pueden presentar en las piezas dentales para que un odontólogo ponga en funcionamiento este proceso? Casi cualquier patología entra dentro de este campo. Por ejemplo:

  • El tratamiento de una o varias caries.
  • La restauración de una zona dañada por la caries.
  • Una fractura dental.
  • Una alteración morfológica del diente.
  • La limpieza de un tejido dañado y afectado.
  • El sellado de una zona por medio de una obturación o un empaste.

Este tipo de tratamientos no demasiado agresivos y conservadores son los más habituales entre los que se realizan en las clínicas de nuestro país.

Además, también podemos incluir aquí la odontología preventiva que, como su propio nombre indica, se preocupa de adelantarse y prevenir la aparición de futuros problemas bucales por medio de la educación y las técnicas preventivas y de cuidados dentales.